placeholder
header

home | Archive | analysis | videos | data | weblog

placeholder
news in other languages:
placeholder
Editorials in English
fr
Editorials in Spanish
esp
Editorials in Italian
ita
Editorials in German
de

placeholder

Los medios de Venezuela y la oprobiosa BBC

Aleksander Boyd

Londres 14.02.04 – El Reino Unido se ha caracterizado por tener uno de los sistemas políticos mas avanzados del mundo. Las naciones pertenecientes a la Commonwealth [53 países miembros] poseen en su mayoría similares esquemas constitucionales y jurídicos heredados desde tiempos en los cuales Inglaterra comandaba el imperio más poderoso del mundo. La llegada al poder de Tony Blair ha traído –además de guerra- una serie de reformas profundas. Entre ellas la mas encomendable es sin duda la creación del Departamento de Asuntos Constitucionales que eliminara la figura del Lord Canciller, en este sentido es necesario recordar que la persona designada por el Ejecutivo para tal cargo tiene injerencia en funciones ejecutivas, legislativas y judiciales, creando así una usurpación de poderes poco transparente conocida también como déficit democrático.

Luego de este preámbulo, cabe resaltar las profundas repercusiones que ha generado la investigación realizada por Lord Hutton con respecto al suicido del experto en armas biológicas David Kelly. El país se debate en estos momentos entre los que consideran justa la reprimenda del juez hacia las practicas periodísticas deficientes de la BBC y aquellos que opinan que el affaire fue un ajuste de cuentas del gobierno para con la corporación informativa.

Esto nos trae al punto principal de este escrito. Desde mediados del año pasado he estado tratando de hacer uso del derecho a replica contemplado en los estatutos de la BBC, en mi condición de residente en este país y director de la organización Pro Venezuela, ante el departamento de reclamos de la corporación [PCU]. A pesar de mis constantes esfuerzos la tarea ha sido ardua y hasta los momentos infructuosa. Por ello cuestiono con todo rigor y con la irreverencia que caracteriza a aquellos que no son súbditos a la corona la verdadera política editorial e informativa de la BBC. A saber en tres oportunidades transmitió la corporación inglesa en el 2003 el film pro-chavista titulado “La Revolución no será televisada.” Lo que mas me intriga es que tal parece que no hay manera de hacer que la BBC se retracte, ofrezca una disculpa por haber estigmatizado a una considerable porción de la sociedad venezolana y lo que es peor aun que cumpla con los estatutos que la rigen donde queda establecido de forma clara el derecho a replica a aquellos que se sienten de alguna forma irrespetados por el contenido programático de la corporación.

Habida cuenta de la desfachatez y falta de consideración con las que ha sido tratado el asunto por ellos proseguí a formalizar mi denuncia ante el ente regulador correspondiente conocido como The British Broadcasting Standards Comission [BBSC]. La respuesta de estos fue muy desalentadora pues en ella me solicitaban remitir mi reclamo de vuelta al PCU. Fiel seguidor del principio de agobiar al enemigo he continuado con la práctica de llamar, escribir e incordiarlos de forma constante. Una nueva entidad que persigue los mismos objetivos que la BBSC de salvaguardar la objetividad y ética de las transmisiones televisas llamada Ofcom fue creada, ésta a su vez absorbió a la difunta BBSC. Ante ella también acudí con mi reclamo y de forma ya característica me respondieron negativamente al respecto, llegando inclusive a solicitarme que me abstuviera en lo sucesivo de enviarles más comunicaciones.

Hace tan solo dos días, recibí una carta del director del PCU en donde explica que mi reclamo no puede proceder puesto que hay una demanda legal interpuesta en contra de la BBC por dicho programa. Es necesario recordar que la BBC es co-productora del mencionado film y por ello la demanda. Debo admitir con toda franqueza que esa carta me dio un fresquito, me supo a lechosa pues. No obstante debo hacer énfasis en las políticas oprobiosas de las que he sido objeto por parte de la BBC, otrora reputada fuente de información. Al respecto me pregunto, como puede la BBC argumentar cabalmente que es una empresa de intachable categoría cuando un asunto tan sencillo como este no se ha podido [o no han querido] resolver? Richard Gott, uno de los analistas estrella sobre Latinoamérica de la BBC posee rasgos palangreros inobjetables, tan es así que es autor de un libro sobre Chávez en donde todo tipo de alabanzas hacia el presidente son constantemente utilizadas. Podemos los venezolanos confiar en los reportes emitidos por este lacayo presidencial?

En síntesis no hay entidad en este país dispuesta a entrar en disputa con la BBC, salvo el gobierno. Hablaba con un profesor universitario aquí en Londres en días pasados y este me decía que la BBC ha tomado, efectiva y justificadamente en su opinión, el rol de la oposición que en el caso ingles es tan inerme como la venezolana. De manera pues que la BBC si puede convertirse en vociferante arma de la oposición pero los medios venezolanos no… La independencia de los poderes es algo tan efímero en Inglaterra como en Venezuela y los súbditos del gobierno de Elizabeth tampoco se pisan la manguera.



send this article to a friend >>
placeholder
Loading


Keep Vcrisis Online






top | printer friendly version | contact the webmaster J.B. | disclaimer
placeholder
placeholder