placeholder
header

home | Archive | analysis | videos | data | weblog

placeholder
news in other languages:
placeholder
Editorials in English
fr
Editorials in Spanish
esp
Editorials in Italian
ita
Editorials in German
de

placeholder

Locademia Paramilitar en Venezuela

Por Paulina Gamus

En 1958, Mario Monicelli considerado el más grande cineasta de la comedia italiana, estrenó su película I Soliti Ignoti (los Desconocidos de Siempre) con un elenco de antología: el inolvidable Totó, Vittorio Gassman, Marcelo Mastroiani, Renato Salvatori y una jovencísima Claudia Cardinale. La que habría de ser una memorable comedia de equívocos comenzó con los tropiezos propios de una Italia sometida a los rigores de una estricta moral y la consiguiente censura. El título original sería “La Madama” pero no pasó el examen de los censores por su connotación referida a la prostitución. Ensayaron otros títulos relacionados con la trama: banda, bandoleros, robo hasta elegir un término que en italiano coloquial significa ladrón o ladrones de poca monta, esos a quienes la policía ni se molesta en identificar.

Vittorio Gassman era Peppe el Pantera un boxeador retirado que con un ex jockey, un fotógrafo desempleado y la asesoría de Dante (Tottó) el único ladrón de oficio aunque desentrenado; planifican el robo de una casa de empeños. Alquilan un apartamento vacío contiguo al local y comienzan a taladrar la pared que suponen los separa del mismo. Pero, para su sorpresa, penetran en la cocina del apartamento de una anciana donde se consuelan de su fracaso comiéndole los spaguettis y otras viandas. La película concebida como una parodia de Rififi, el clásico policial del cine francés, fue candidata al Oscar y ha sido objeto de varios remakes.

Leo en El Nacional el trabajo del periodista Rafael Osío Cabrices sobre la captura del comando paramilitar invasor y me parece el tema ideal para que Monicelli hubiese hecho la segunda parte de “Los Desconocidos de Siempre”. Un sujeto que debe suponerse es de los estrategas de la operación armada, contrata a dos conductores de la línea de autobuses Monterrey-Baruta- El Hatillo para que trasladen a un equipo de softbol a Valencia. En la fecha y hora convenidas, uno de los choferes se presenta con su esposa y su pequeño hijo y el otro con la novia y el asistente. El estratega les dice que las acompañantes y el niño no pueden ir porque los pasajeros, es decir los deportistas, eran unos borrachos que podían propasarse con las damas. De mala gana y bajo protesta las señoras accedieron a este requerimiento. Cuando la esposa de uno y la novia del otro volvían a sus casas en taxi, la primera recibió en su celular una llamada del esposo: “Mi amor, anota rápido esta placa que nos está siguiendo un carro raro”. La señora escribe con su lápiz labial el número de la placa pero -aquí comienza lo bueno- observa que justo en sentido contrario vienen los autobuses con los supuestos jugadores de softbol. Pidieron al taxista que les hiciera señales con las luces y de pronto el carro “raro” se atravesó en el camino para cerrarles el paso. El taxista maniobró su vehículo y logró escapar con las pasajeras. La novia de uno de los choferes lo llama y le pregunta si está secuestrado, la respuesta: “Estoy durmiendo en mi casa güe …” no deja lugar a dudas. Y es cuando deciden llamar a la Policía Municipal de El Hatillo y esta a su vez llama a la Metropolitana. Llegaron los policías con las señoras al lugar donde habían visto por última vez los autobuses y se los encontraron de frente, pidieron refuerzos y lograron detenerlos. La esposa de Castro -uno de los choferes- no hace caso al marido que le pide irse y sube al vehículo; se levanta un tipo con la mano en el mango de la pistola que tiene en el cinto y le dice -con marcado acento colombiano- “Señora usted no sabe lo qué hace, me está echando todo a perder”. ¿Me estás amenazando? le contesta ella pero por súplicas del marido vuelve con los policías; su niñito llama llorando al papá; el colombiano nervioso llama y llama por su celular. Un subcomisario de apellido Hernández se pone al frente de la operación y saca a relucir su pistola Mágnum; entonces el colombiano le pone su Sig Sauer en la sien al policía y este hace lo mismo con la suya en la sien del colombiano. ¡Qué escena de antología! como de Chaplin: El subcomisario: “Si me vas a matar mátame, yo te mato a ti”. Y el colombiano: “Si me matas mis hombres matan a todos los que están aquí”. Pero ninguno de los dos sufrió un rasguño.

Total que después de varias horas de territorio tomado por la planta insolente de estos invasores extranjeros, las dos policías ya presentes avisaron a la Disip, a la Cicpc y a la DIM y entregaron la operación. Gracias a la heroica actuación de estos tres últimos cuerpos policiales, reforzados más tarde por la Guardia Nacional, la Policía Militar y quién sabe si el Ejército, la Marina y la Aviación; el gobierno democrático, revolucionario y transparente del Comandante Chávez (ese mismo que nunca ha dicho una mentira ni ha pretendido engañarnos como si todos los venezolanos fuésemos niños en edad preescolar) logró abortar la más osada incursión de paramilitares del vecino país dispuestos a tumbarlo, magnicidio mediante. La próxima vez en vez de enviarnos paramilitares como éstos, Colombia debería prestarnos al libretista de “Betty la Fea” o de “Café con Aroma de Mujer” o de “Las Juanas”, seguro que construyen una telenovela mil veces mejor que las del Centro de Planificación Estratégica de Miraflores. Y por último, vivan los celulares: la mejor de las armas en tiempos de guerra bufa y vivan las mujeres que, como bien dijo el jefe de los invasores, “lo echan todo a perder”.



send this article to a friend >>
placeholder
Loading


Keep Vcrisis Online






top | printer friendly version | contact the webmaster J.B. | disclaimer
placeholder
placeholder