placeholder
header

home | Archive | analysis | videos | data | weblog

placeholder
news in other languages:
placeholder
Editorials in English
fr
Editorials in Spanish
esp
Editorials in Italian
ita
Editorials in German
de

placeholder

Venezuela: CNE bajo la lupa de la observación internacional

Por OAI prensa

OAIPress.- Caracas, 12 de agosto de 2004 - La migración ilegal e inconsulta de 400.000 votantes de sus centros naturales de votación no sería la única irregularidad que nubla el venidero Referendo Revocatorio. A pocas horas de la consulta que retirará el mandato del Presidente Hugo Chávez, siguen apareciendo denuncias de irregularidades y abusos en la gestión del Consejo Nacional Electoral (CNE), ente a cargo de ejecutar los futuros comicios y que hasta el momento ha hecho lo posible por dificultar o impedir la expresión popular del voto este 15 de agosto, según denuncias provenientes de diversos sectores de la sociedad venezolana y de la oposición democrática.

Además, la oposición se ha enfrentado a la inclusión a última hora de 230.000 nuevos votantes sin clara indicación de su origen, al empleo de diversas tácticas de retraso, intentos de censura de documentales que poco tienen que ver con la campaña por el Sí impulsada por la Coordinadora Democrática (CD), la exclusión de 18.000 miembros de mesa no alineados con el gobierno y fuertes, recurrentes y ampliamente documentadas dudas sobre la imparcialidad de los funcionarios del CNE. Éstas serían las más reiteradas preocupaciones en los últimos días.

Sobre las migraciones ilegales de votantes, estas rondan por encima de los 400.000 votantes que fueron cambiados de centro de votación sin su consentimiento o conocimiento, según un estimado de la Coordinadora Democrática divulgado por Alberto Quirós Corradi. Concluido el cierre del proceso de rectificación, la alianza opositora tiene pensado contactar a los votantes migrados para poder evaluar la magnitud del fraude.

Las migraciones se concentran en alcaldías y municipios controlados por la oposición. Tal es el caso del Municipio San Francisco del Estado Zulia, donde un estudio conducido por el alcalde Sadi Bijani arrojó que el 90% de los votantes reubicados son firmantes de la solicitud de referendo. Incluso funcionarios públicos como el Alcalde Barboza y su familia han visto sus datos alterados y su lugar de votación modificado.

Los ciudadanos migrados de su centro de votación se verán imposibilitados de votar en los siguientes comicios, ya que en algunos casos se trasladaron de municipio o hasta de estado. Además, se están procesando denuncias de votantes que fueron eliminados por completo del REP, cercenando absolutamente el ejercicio de sus derechos ciudadanos este 15 de agosto. Los ciudadanos migrados o eliminados no fueron notificados de las irregularidades en su registro y aquellos que no pudieron poner una denuncia formal antes del 5 de agosto no serán atendidos por el CNE, no podrán votar.

Dentro de los obstáculos que ha colocado el CNE están los diversos casos relacionados con la observación internacional. Las invitaciones oficiales se extendieron de acuerdo con los intereses del gobierno, obviando delegaciones tan importantes como la del Parlamento Europeo, en representación de la Unión Europea. Aquellos observadores que sí asisten, ya se ven restringidos por una serie de reglamentos que limitan gravemente sus funciones. Restricciones sobre su movilidad dentro del territorio nacional, su capacidad de interrogación y entrevista y la observación de los preparativos de los mismos funcionarios del CNE, están sujetos al permiso de este organismo y de ninguna manera se garantizan. Además, se les prohíbe emitir juicios y opiniones sobre el proceso de manera pública. De hecho, en estos dos últimos días se ha conocido que algunas de estas personalidades que ya están en el país están siendo acompañadas por militares y no por attachés civiles, como se estila en la observación internacional.

Con respecto a la imparcialidad de los funcionarios del Consejo Nacional Electoral (CNE), Jorge Rodríguez Gómez, rector principal de este organismo y presidente de la Junta Nacional Electoral, no sólo es simpatizante confeso del gobierno de Hugo Chávez Frías, sino que suele asistir en carácter de “invitado especial” a diversos actos del gobierno. El 24 de junio pasado asistió a la inauguración de la campaña por el No impulsada por el Presidente Hugo Chávez, sentado junto al primer mandatario y Vice-Presidente entre los altos dirigentes del partido de gobierno.

Como rector principal, y Presidente de la Junta Nacional Electoral, órgano medular encargado de los aspectos técnicos del CNE, incluyendo el mantenimiento del REP y conformación de los centros de votación, su cargo le impide “tener actuaciones políticas parcializadas ni realizar actos de proselitismo político que comprometan la imparcialidad de este Órgano Electoral”, según las propias normas del CNE. Esta última pauta fue dictada por el Presidente del CNE Francisco Carrasquero, funcionario también identificado con la tolda política oficialista, en una carta interna del organismo. En esta carta, además, se recuerda también a los funcionarios del CNE que incurrir en estas faltas es causal de destitución de su cargo.

La Junta Nacional Electoral, bajo auspicios de Jorge Rodríguez, también está a cargo de la conformación de los equipos de mesa en los centros de votación. De la selección hecha previamente por el CNE, la Junta eliminó a 18.000 miembros de mesa en distintos municipios por haber firmado la solicitud de referendo, alegando su parcialidad política, para luego reemplazarlos con una nueva selección cuyos criterios son desconocidos y ampliamente criticados, debido al incremento de la probabilidad de incluir como miembros de mesa a funcionarios adeptos al partido de gobierno.

Las irregularidades del REP, también organizado y depurado por la Junta Nacional Electoral, no se limitan a la migración inconsulta de votantes. Hace tres semanas el CNE presentó una versión del REP a la CD y a la sociedad civil venezolana con un total de 13.800.000 votantes registrados. Escasas semanas después, de la depuración de supuestos fallecidos e inhabilitados políticos, el registro alcanzó la cifra de 14.037.000 votantes, lo cual representa un incremento de 230.000 votantes de origen desconocido.

En relación con el material propagandístico, el CNE intentó suprimir la transmisión del documental “¿Cual Revolución?”, el cual si bien critica la gestión presidencial de Hugo Chávez hasta la fecha, no fue producido ni promulgado por la CD. A cambio, cuando el gobierno utiliza materiales alusivos a la campaña del No en actos oficiales como el de la Guardia Nacional de hace una semana o aprovecha una cadena nacional para anunciar su supuesta futura victoria electoral, el CNE permanece enmudecido e impasible. No ha impuesto sanción alguna por las violaciones del Jefe del Estado al reglamento de campaña establecido por el propio organismo.

Por ultimo, existen denuncias de irregularidades fuera del territorio nacional, donde el servicio exterior venezolano ha dificultado y entorpecido el ejercicio del voto a ciudadanos venezolanos que residen en el exterior. Las embajadas venezolanas le han exigido a los votantes que desean participar en los venideros comicios papeles de residencia en los países donde se encuentran, lo cual constituye una violación al derecho constitucional de estos ciudadanos de votar, requisito impuesto por el Poder Ejecutivo sin que el Poder Electoral haga valer su autonomía e imponga el respeto requerido para garantizar a los votantes su derecho constitucional al sufragio.

Pese al abanico de obstáculos, retrasos e irregularidades protagonizadas por el CNE, la oposición irá unida en propósito a votar masivamente el próximo 15 de agosto en el Referendo Revocatorio Presidencial, velando siempre por la democrática y pacífica resolución de la crisis venezolana, para lograr así que el país retome el cauce de la paz, democracia y justicia social.



send this article to a friend >>
placeholder
Loading


Keep Vcrisis Online






top | printer friendly version | contact the webmaster J.B. | disclaimer
placeholder
placeholder