placeholder
header

home | Archive | analysis | videos | data | weblog

placeholder
news in other languages:
placeholder
Editorials in English
fr
Editorials in Spanish
esp
Editorials in Italian
ita
Editorials in German
de

placeholder

Hugo Chávez quiere atribuirse el posible triunfo de López Obrador

Por Raul Tortolero

Mexico 14.03.06 | En Respuesta al canciller Ali Rodríguez. Ayer lunes por la mañana despertamos en México con las declaraciones del canciller venezolano Ali Rodríguez Araque en torno a que el gobierno y la prensa mexicana nos estamos confabulando contra su país en una campaña bien orquestada.

Déjeme aclararle algunos puntos, señor Rodríguez. Es muy claro cuáles son sus verdaderas intenciones al hacer estas afirmaciones, que por supuesto no corresponden a la realidad, sino a una campaña a favor de López Obrador.

Queriendo desmentir esta vinculación, la hace evidente. Y le digo de inmediato por qué pienso esto. En México es simplemente imposible que la prensa estuviera de acuerdo al unísono con el gobierno federal para perjudicar a alguien tan lejano como el señor Hugo Chávez. Pero no por otra cosa, sino porque el gobierno jamás se ha podido poner de acuerdo ni consigo mismo como para poder orquestar una embestida internacional contra nadie. El presidente Fox se ha enemistado con Kirschner, con Evo y con Chávez.

O sea, no sólo con Hugo Chávez. No goza de tal exclusividad. Para nada. Pruebas de la falta de tacto, de diplomacia internacional de Fox, hay muchas. Los venezolanos lo saben. Fox se ha dedicado a distanciar a nuestro país de nuestros hermanos latinoamericanos con sus torpezas innecesarias. Totalmente inútiles.

Hace unos meses pronunció algo demasiado absurdo como para salir de la boca del representante de todos los mexicanos: que nosotros hacíamos en Estados Unidos aquellos trabajos que “ni siquiera los negros” estaban dispuestos a hacer. Con ello, recordará usted, señor Ali Rodríguez, se desencadenaron protestas de grupos de negritud en nuestro vecino del norte. Y estas opiniones de Fox no se debieron a ninguna campaña racista ni a un complot del Ku Kux Klan, ni a una pose de un supremacista criollo mexicano. No.

Sólo se debió a que Fox no acaba de conectar el cerebro con el habla y nos hace verdaderamente pasar muchas vergüenzas internacionales. Sólo hace pocos días, en una reunión de Fox con japoneses, dijo nuestro primer magistrado que los gobiernos populistas nos habían engañado “como a viles chinos”.

O sea, la boca de nuevo. Muriendo este pez por la boca. Ahora causando seguramente indignación entre las comunidades chinas dentro y fuera de México. Antes, meses atrás, expresó en una entrevista que si Evo Morales al entrar al poder no pensaba comercializar el gas natural boliviano que entonces tal vez “se lo iba a tener que comer”. Y eso molestó, y con razón, a Evo.

Luego suavizó Fox y dijo que la prensa lo había malinterpretado. Entonces esta misma prensa que siempre lo malinterpreta y sólo reproduce sus tropiezos orales y diplomáticos, sería la que, según usted, señor canciller, está muy unida con Fox para afectar a Venezuela. Es imposible. Acuérdese en Mar del Plata, cuando Fox se puso a defender ciertas posturas cercanas a los intereses norteamericanos que molestaron al presidente argentino. Bueno, míster Ali, hasta a Maradona se puso a criticar nuestro presidente. Imagínese. Y luego vinieron las acusaciones mutuas entre Fox y Chávez, donde ambos salieron “espinaos” ante la opinión pública, porque nadie puede sentirse orgulloso cuando sus presidentes se la pasan perdiendo el tiempo en dimes y diretes.

Si leyera por internet los portales de los medios mexicanos, señor Ali (no sé si eso se permita en Cuba, donde usted anda) se daría usted cuenta que aquí todos los días, sin excepción, la derecha y la izquierda, y también el centro, critican sin cortapisas a Fox por todas y cada una de sus equívocas expresiones sobre las políticas de otros países y recientemente hasta contra la dignidad de la mujer. Se refirió a ellas con la frase: “lavadoras de dos patas”, originando un obvio malestar entre las damas.

¿Lo ve, canciller? ¿Lo ve? La prensa mexicana cada día halla motivos para criticar a Fox y lo criticamos todo el tiempo sin que pase absolutamente nada. Ahora bien, usted no puede afirmar lo mismo respecto de Venezuela, porque en su país, y lo sabe muy bien, todos los días se registran contrariedades, persecuciones, agresiones, amenazas contra periodistas, y una serie de otras actitudes adversas al libre ejercicio del periodismo.

No necesita de esto pruebas usted, ya que los muchos periodistas venezolanos dignos que permanecen publicando la verdad sin agachar la cabeza –no sin miedo a represalias, pero con más valor que temor- lo han podido documentar.

Ayer mismo, mientras usted declaraba que el gobierno mexicano y la prensa se estaban confabulando contra Chávez –algo que sólo pudo originarse de un exceso de anestesia en su sistema nervioso- se liberaba una orden de captura contra la prestigiosa Ybeyise Pacheco. ¿Qué me dice de esto? Aquí en México, señor Ali, los narcotraficantes son los únicos verdaderos enemigos de los periodistas. Y ha habido compañeros muertos a bala, pero en ningún caso esto se debe a una persecución del gobierno. Al menos en este sexenio, ha habido respeto por la libertad de expresión. No hay un solo periodista preso por escribir sus opiniones contra el gobierno federal. Hay demandas hostigosas contra algunos camaradas, rezagos de otras épocas, hay presiones, pero la verdad, aquí podemos escribir lo que nos da la gana. ¿Y en Venezuela, qué tal, señor Rodríguez? Ya habrá tiempo para que en esta columna publique yo mismo la lista entera de los compañeros venezolanos tras las rejas.

Y, como le decía, además, el gobierno federal mexicano tampoco se pone de acuerdo en su interior tampoco, algo que prueba que es incapaz de orquestar nada de forma unificada, y menos contra Chávez. Cuando algunos personajes políticos –entre ellos si usted quiere también muchos del gobierno federal- empujaron el desafuero de Andrés Manuel López Obrador, su falta de cabeza y estrategias sólo derivó en lo contrario a lo que buscaban, es decir, ayudaron al Peje. Si el gobierno se manejara como una unidad y tuviera disciplina, los resultados hubieran sido otros, pero no. Los secretarios a lo largo del sexenio han dado sobradas muestras de no poder funcionar como un equipo. Y entonces ¿qué parte del gobierno es la que está actuando, aunadamente con “la prensa”, contra Venezuela? ¿Y qué sacaríamos de eso?

No se haga ilusiones, señor Rodríguez. Una cosa es que Fox sea “bocafloja” y diga disparates sin reparar en las enormes y graves consecuencias diplomáticas que origina, y otra que tenga la capacidad estratégica y logística como para orquestar ataques antichávez.

Usted no puede de ninguna manera demostrar eso. La prensa es solidaria en México cuando es agredida por factores externos, como el narcotráfico, pero mientras tanto, todo el tiempo está en competencia por las notas, por la información, y las líneas editoriales son demasiado distintas como para que todos pudieran ponerse de acuerdo –y luego con Fox- para agredir a Venezuela. Y eso tampoco pasa en Venezuela.

¿A poco se van a poner de acuerdo todos para atacar a México? ¿Verdad que eso no es posible?

Yo mismo, en La Revista de El Universal, he publicado algunos textos donde abordo la misión que tendría el entonces embajador Vladimir Villegas en México. Las bases de esos textos son muy claras: uno es una entrevista con el mismo Villegas, justamente para que luego no dijera que no lo habíamos tomado en cuenta. Que no habíamos tomado su opinión. Entonces le preguntamos todo cuanto deseamos y él tuvo la oportunidad de responder. Y, eso sí, todo lo que dijo, fue publicado sin cambiarle una sola coma. Hubo un trato respetuoso.

El otro artículo hablaba de la presencia de los círculos bolivarianos, de la amistad entre perredistas y Villegas, de la aparición de Villegas en actos de campaña del perredista Marcelo Ebrard, y en actos con gente de la embajada cubana y diputados perredistas donde promovían retomar programas educativos y sociales cubanos y venezolanos para integrarlos al “Proyecto Alternativo de Nación” de López Obrador. También hace meses documentamos para Noticiero Digital de Venezuela y para Vcrisis de Londres el nuevo perfil de los jóvenes del PRD, muchos de los cuales simpatizan con Chávez y han formado círculos bolivarianos. Si escribir sobre esto significa una campaña antichávez, no hay nada qué decir. Pero por supuesto que no lo es.

Hace unos días aparecieron en el diario La Crónica algunas notas que describían las actividades de esos círculos en México en ayuda de la campaña perredista. Hablé con mi amigo Pablo Hiriart, el director de ese medio, sobre las palabras que nos dedica a los periodistas mexicanos Ali Rodríguez.

Hiriart considera que estas teorías de la conspiración corresponden a versiones muy paranoicas de la política. Le pregunto qué cree que persiga Rodríguez con sus afirmaciones, y me dice que no lo sabe, pero que aquí sí hay círculos bolivarianos, que el ex embajador aceptó que se reunió con círculos bolivarianos. Pero que no hay prueba del vínculo del dinero. “Si lo tuviera lo publicaría”, me dice. “Pero hay la evidencia de que Chávez ha financiado a otros países y no tendría por que no hacerlo aquí”. Exacto, sólo recordemos cuántos millones le regaló a Evo hace poco. Así, sin más, como si fuera su padrino. ¿Y a Ollanta Humala no lo ayuda? ¿Y a Daniel Ortega?

Por su parte el periodista Joaquín López Dóriga en radio Fórmula entrevista entonces a López Obrador ayer a mediodía y por supuesto, el candidato presidencial del PRD niega tener cualquier vínculo con el chavismo. Que es “una vulgaridad” que esté siendo financiado por Hugo Chávez, dijo. “Que presenten las pruebas de que me financia Chávez. Me inspiro en Morelos, en Juárez, en Villa, en Zapata, no necesito ir a buscar ejemplos fuera del país”.

O sea que Chávez, según el Peje, no será ningún ejemplo a seguir. Eso es reconfortante en caso que sea cierto, algo que iremos constatando a cada paso, si es que López Obrador gana las elecciones. Porque en caso de parecerse, habríamos sido engañados. En México no queremos dictaduras ni dictablandas, ni gobiernos que lleguen al poder con votos para luego hacer planes de nunca abandonarlo y realizar elecciones “a modo” en las que nadie cree y reina por tanto el abstencionismo, con otros candidatos “a modo” que no representan sino una simulación que legitime los comicios. Y no necesitamos liderazgos mesiánicos basados en el éxtasis petrolero que sólo agrandan el número de pobres.

Por ello, míster Rodríguez, le diré que sus declaraciones de este lunes son tan carentes de apego a la realidad mexicana –donde, como he dicho, ni el gobierno mexicano consigo mismo, y menos con la prensa, se unifica jamás para ninguna cosa- que sólo ponen en evidencia justamente aquello que habíamos descubierto hace tiempo: que usted y Chávez ya no saben ni cómo intentar apoyar a López Obrador. Que buscan a como dé lugar que el probable triunfo del Peje sea percibido a nivel internacional como un triunfo del chavismo continental, de uno en el cual Chávez aparezca como el líder ideológico regional que no es. No hay ninguna otra explicación de la estancia en México específicamente de alguien como Villegas, quien estuvo como embajador durante la campaña de Lula en Brasil, tan cuestionada ahora por haber recibido financiamientos extranjeros.

Como tampoco la hay de sus invenciones de este lunes. Le propongo que si de veras quiere recomponer las relaciones bilaterales busque al diputado federal mexicano Emiliano Ramos, amigo de Chávez, de Villegas y de muchos políticos mexicanos. He charlado largamente con él. Es un chavo sincero y luchador. Él puede servir de puente de amistad entre los pueblos, digo, siempre y cuando no empiece a querer importar ideas chavistas a nuestro país y se comporte a la altura de las circunstancias. Al mismo tiempo, señor Rodríguez –y ya lo dejo porque anda en reposo cubano por su salud- puede usted hablar con el diputado Rodrigo Iván Cortés, de otra tendencia muy distinta a la de Ramos, pero que también puede servir como puente de entendimiento. Y hágalo por los venezolanos, porque bien sabemos que a Chávez le conviene sólo mantener viva la llama de su pleito con Fox.

PS.- Toda nuestra solidaridad con la periodista Ybeyise Pacheco contra quien se ha dictado una orden de aprehensión en Venezuela. Ahí está una prueba más de la falta de libertad de expresión en el régimen de Chávez. Ybeyise, tal vez aquí en México podrías buscar exiliarte. Lo digo en serio. A tus compañeros periodistas mexicanos nos encantaría recibirte porque tendrás mucho qué platicarnos sobre cómo se las gasta la gran democracia chavista contra quienes buscan la verdad. Y aquí nadie te meterá a la cárcel.



send this article to a friend >>
placeholder
Loading


Keep Vcrisis Online






top | printer friendly version | contact the webmaster J.B. | disclaimer
placeholder
placeholder