placeholder
header

home | Archive | analysis | videos | data | weblog

placeholder
news in other languages:
placeholder
Editorials in English
fr
Editorials in Spanish
esp
Editorials in Italian
ita
Editorials in German
de

placeholder

Teodoro Petkoff en La Habana - Parte II

Por Carlos Gutiérrez F.

Publicado originalmente en Webarticulista.net el sábado, 22 abril 2006 | RESÚMEN: Informes de servicios de inteligencia señalan que Teodoro Petkoff habría abandonado Santiago de Chile - luego de participar en las transmisión de mando de Michelle Bachelet- , en el jet privado de un empresario venezolano, habría hecho escala técnica en Panamá y habría permanecido algunos días en La Habana, en donde habría participado en una trascendental reunión con un alto dirigente cubano para tratar el caso venezolano, las elecciones de diciembre y el papel que Petkoff debería jugar en dichas elecciones. Ésta es la continuación de dicha historia.

Esta es una historia de larga data que une indisolublemente a dos importantes dirigentes de la izquierda venezolana, hoy en el primer plano de la actualidad nacional. Alí Rodríguez Araque, el principal agente de Fidel Castro en Venezuela, comparte con Teodoro Pekoff no sólo sendas rodillas de platino y el uso de muletas o bastón, según la gravedad del caso. Son hermanos del alma. Ideológica, política, afectiva y militarmente. Hace cuarenta y cinco años, en 1961, cuando la inmensa mayoría de los inscritos en el REP aún no veía la luz de este mundo, dieron un paso al frente en el Partido Comunista de Venezuela fundando susFuerzas de Liberación Nacional, FALN, con las que se lanzaron a las guerrillas, en las que ambos combatientes aparecerían de la noche a la mañana con el grado de comandantes. Establecieron entonces lazos indestructibles con el castrismo, que a su manera los marca a sangre y fuego a ambos hasta el día de hoy. Luben el hermano de Petkoff y su compañero de aventuras, se convirtió en el gran triangulador del negocio cementero con La Habana, cubriendo luego otros rubros como medicinas y genéricos para convertirse en el primer venezolano enriquecido en negociados con la Cuba castrista. Luego de la pacificación, que convertiría a Teodoro en un muy obsecuente y leal seguidor de Rafael Caldera – el hombre es agradecido – los caminos de ambos comandantes se bifurcarían. Rodríguez Araque se iría al Tercer Camino con Douglas Bravo, para terminar aterrizando en la Causa R y finalmente en el PPT. Desde donde contribuyó a montar a Chávez en Miraflores. Petkoff se iría a la aventura del MAS, para convertirse en ministro de planificación de su liberador y culminar como empresario mediático gracias al respaldo financiero de un moribundo y quebrado Hans Neumann.

Alí Rodríguez, el hombre de las rodillas de platino que ama pasear por los mercados de Marrakech en plan de absoluto anonimato, se convertiría en puente dorado entre Fidel Castro y Hugo Chávez Frías, llegando a ser por esa vía el hombre más importante de Venezuela después del caudillo. Le abrió al teniente coronel retirado las puertas de La Habana en 1994, cuando convenciera a Castro de recibirlo en Rancho Boyeros con honras de primer mandatario. Siguió luego y al pie de la letra las órdenes del caballo: someter Venezuela a la voluntad de Hugo Chávez haciéndose imprescindible en su aparato de gobierno. Y como para Castro la posesión del petróleo venezolano es la llave para hacerse con el control de la región y del mundo, puso a Alí Rodríguez Araque en el puesto clave: primero la secretaría general de la OPEP, luego la presidencia de PDVSA y, ya asegurado el petróleo en manos cubanas, el control de las relaciones internacionales de su país de nacimiento. Desde entonces, Castro es el verdadero gobernante de Venezuela.

¿Cuál fue la razón para que Alí Rodríguez Araque permaneciera en Cuba mientras Pérez Roque, el canciller cubano, le cubría las espaldas en Caracas? ¿Cuál fue la razón para que el hombre de Fidel en Caracas llevara de la mano a Teodoro Petkoff – llegado en jet privado desde Chile luego de un aterrizaje técnico en Panamá - al domicilio privado de Raúl Castro en La Habana, para sostener una entrevista de cuatro horas de duración? ¿Cuál fue la razón para que bypasearan – es el lenguaje del uniformado informante del Halcón que siguió centímetro a centímetro estos tenebrosos eventos – a Adán Chávez, hermano del caudillo y embajador en La Habana? ¿De qué hablaron, que planificaron, qué acuerdos concluyeron que no debían llegar a oídos indiscretos, como los del hermano de Hugo Rafael Chávez Frías? ¿Tocaron además del tema electoral, los peligros de una guerra en el Caribe que habría que evitar a toda costa?

Los detalles se irán conociendo poco a poco, pues adquieren la connotación de una auténtica conspiración de dimensiones continentales. Como primera prioridad: se estableció la urgencia de lanzar al editor de TalCual al ruedo en cuanto volviera a Caracas. Segunda prioridad: asegurar la celebración de las elecciones presidenciales de diciembre. Aceptando cualquier condición, incluso primarias. Tercera prioridad: calmar el inquieto panorama internacional que ve en Chávez un seguro aliado de los iraníes, con el consiguiente riesgo de una guerra limitada focalizada en el Caribe, de la que podrían salir muy mal parados el castrismo y el chavismo. Con catastróficas consecuencias para los proyectos revolucionarios de Castro y Chávez en la región.

Esta es apenas la punta de la madeja a la que Teodoro Petkoff parece estar sirviendo con su lanzamiento. Trae el encargo de participar en las elecciones de diciembre a todo evento. Sorprendentemente, los acuerdos de La Habana parecen coincidir con las movidas de quienes, al mando de la vieja Coordinadora Democrática y respaldados financiera y mediáticamente por poderosos sectores empresariales, mueven hilos insospechados. Como para asomar la idea de las primarias y sumar a SÚMATE – valga la redundancia - a un muy dudoso juego electoral, que Petkoff se ha apresurado en santificar. Se ven las huellas de Enrique Mendoza y otros desacreditados próceres de la Coordinadora Democrática que entre enfrentarse frontalmente al régimen o continuar la guabina electorera, prefieren repetir los fastos del 15 de agosto y el 31 de octubre.

¿Está SÚMATE, están sus asesores y financistas en esta sorprendente movida electorera? Por ahora guardaremos un discreto silencio y continuaremos recabando información. Ese tema toca aspectos demasiado delicados y bien merece un capitulo aparte. Será el asunto principal de nuestra próxima entrega.

De Interés:

Teodoro Petkoff en La Habana



send this article to a friend >>
placeholder
Loading


Keep Vcrisis Online






top | printer friendly version | contact the webmaster J.B. | disclaimer
placeholder
placeholder