Venezuelan News and Analysis - www.vcrisis.com                       |   printer friendly version



Carta del Papa Juan Pablo II al Cardenal Rosalio JosÚ Castillo Lara

Al Venerado Hermano
El Se˝or Cardenal
ROSALIO JOS╔ CASTILLO LARA

Hace algunos a˝os Usted me habia manifestado, verbalmente y por escrito, su deseo de dejar Roma y regresar a Venezuela al cumplir los 75 a˝os de edad, bien fuere para dar puntual cumplimiento a las disposiciones sobre el retiro de los cargos al frente de los Dicasterios de la Curia Romana, asý como para poderse dedicarse al ministerio pastoral en su tierra natal.

En dias pasados, al cumplir los 75 a˝os, Usted ha renovado la petici˛n de poder dejar el cargo de Presidente de la Comisi˛n Pontificia para el Estado de la Ciudad del Vaticano, para regresar a su amada tierra venezolana. Conociendo muy bien los nobles y sinceros sentimientos con los que Usted ha presentado tal s¨plica, la he acogido, a pesar del gran reconocimiento por el trabajo que estaba cumpliendo con gran dedicaci˛n y competencia.

En el momento de su partida del Vaticano, quisiera expresarle mi mÓs sentido agradecimiento por el empe˝o y el amor puestos en el cumplimiento de las diferentes y difÝciles tareas que le fueron encomendadas durante su servicio en la Santa Sede.

Recordando los a˝os de su larga y laboriosa vida religiosa y de su ministerio pastoral, agradezco junto con Usted al Se˝or por todo el bien cumplido a favor de la Sede Apost˛lica y de la Iglesia.

Llamado hace veintidos a˝os a Roma por mi venerado Predecesor, el Siervo de Dios Paolo VI, Usted ha podido poner a disposici˛n su aguda competencia jurýdica, al principio en el trabajo de preparaci˛n del nuevo Codigo de Derecho Can˛nico, luego como Presidente del Consejo Pontificio para la Interpretaci˛n de los Textos Legislativos y, mÓs tarde, como Presidente de la Administraci˛n del Patrimonio de la Sede Apost˛lica y de la Comisi˛n Pontificia para el Estado de la Ciudad del Vaticano, ademÓs de como miembro de varios Dicasterios de la Curia Romana.

Que la convicci˛n de haber generosamente dedicado sin descanso sus energias sacerdotales a los asuntos que le fueron confiados, ademÓs de la colaboraci˛n que Usted, Se˝or Cardenal, continuarÓ ofreciendo a la Santa Sede como miembro del Colegio Cardenalicio, llene Su animo de profunda alegrýa. Que el Se˝or bendiga con abundantes frutos de bien los a˝os que querrÓ concederle y que Usted tiene intenci˛n de dedicar al ministerio pastoral entre la gente de su amada tierra y, en particular, entre los j˛venes, seg¨n el carisma de San Juan Bosco.

Mientras confýo su Persona a la materna protecci˛n de la Beata Virgen Maria Auxiliadora, me complace impartirle a Usted y a los que le estÓn cerca una especial y afectuosa Bendici˛n.

Ciudad del Vaticano, 24 de noviembre de 1997.



© by Vcrisis.com & the author